Así es como te queda el zapato

Los zapatos nuevos que pellizcan son solo la mitad de divertidos. A menudo, las botas o los zapatos de tacón nuevos tienen que instalarse antes de que se ajusten perfectamente. Sin embargo, hay algunos trucos rápidos que se pueden utilizar para estirar fácilmente los zapatos.

1. Calce los zapatos ajustados en casa

Si no te apetece ponerte los zapatos ajustados en el trabajo o en tu tiempo libre, puedes hacerlo en casa. Para lograr un efecto rápido, las nuevas patadas deben romperse con calcetines gruesos, que idealmente estén húmedos o incluso mojados. Entonces los zapatos se ensanchan y pronto se ajustan mejor.

2. El truco de la bolsa del congelador

Un truco simple para el que no necesitas tener mucho en casa es el truco de la bolsa del congelador: llenas una bolsa del congelador con agua y la sellas herméticamente. Luego lo pones en tus zapatos y luego los pones en tu congelador. Cuando el agua se congela, se expande y estira tus zapatos con ella. Sin embargo, el único requisito es un gran compartimento congelador, y las botas también pueden apretarse. Entonces puedes probar nuestros otros trucos.

3. El papel de periódico húmedo le ayudará a estirar

rojo estilo

Pellizcar los pies con tacones altos

¡Quien quiera ser bella debe sufrir! ¿Por qué las mujeres no compran zapatos de la talla adecuada?

El papel de periódico también puede ayudar con los zapatos ajustados. Esto se debe mojar y luego meter en el zapato donde se pueda secar durante la noche. Otros trucos son un agente de cera especial para zapatos o un aerosol que se supone que estira el cuero. También se puede utilizar un árbol de zapatos.

4. Schuster tiene herramientas especiales para estirar

Además de estos remedios caseros, acudir a un especialista también es una forma de estirar los zapatos ajustados. El zapatero tiene herramientas especiales con las que puede, por ejemplo, ablandar zapatos de cuero. Sin embargo, los zapatos demasiado ajustados pueden pellizcarse después de estirarlos, por lo que es mejor asegurarse de que el pie tenga suficiente espacio en el zapato al comprar.